Psicólogo en Palma de Mallorca

¿Solo ejerzo como psicóloga en Palma de Mallorca?


No, ya hace años que a las consultas presenciales que realizaba en el centro de Palma, se fueron añadiendo cada vez más personas que me contactaban, no solo desde el resto del país, sino desde cualquier parte del mundo. ¡Y he podido aprender tanto con ellas!

La Psicología es mi pasión. Creo que es la descripción más exacta que puedo hacer sobre mí misma. Siempre he sentido una fascinante atracción por entender la complejidad del ser humano, por sumergirme en el mundo de las emociones y de los pensamientos, entender el funcionamiento de la mente. Hasta donde llega mi memoria, recuerdo cómo me he sentido inevitablemente cautivada por la observación del comportamiento de los demás. Entre otras cuestiones, me impresiona la extraordinaria dinámica que se establece de forma singular entre la conducta, la emotividad y la racionalidad en cada individuo y que convierte a cada persona en un proyecto exclusivo e irrepetible.

Comprender esos mecanismos, penetrar en los recovecos más profundos de la mente y tener instrumentos para entender todo este complejo proceso ha supuesto para mí una motivación permanente. Y, no solo a nivel profesional, orientando los distintos pasos que he ido dando a lo largo de mi trayectoria laboral. También es uno de los incentivos que inspiran mis actuaciones en el ámbito personal. Seguramente, la sensibilidad y la capacidad de empatizar con el sufrimiento de los demás son los otros dos factores que juegan un papel decisivo, sobre todo, para entender el enfoque que le doy a mi compromiso.

Porque este acercamiento a lo que yo entiendo como esencia del ser humano no tiene por objeto el mero conocimiento. No soy una teórica de la Psicología, sin más, lo que me interesa es poner en común contigo todo lo aprendido para que lo incorpores a tu vida. En este camino compartido, te propongo que trabajemos en equipo. Tus aportaciones son tan esenciales como las mías, ambos formamos parte del mismo proyecto y somos igual de imprescindibles para seguir avanzado y continuar acumulando experiencias, esas que nos hacen crecer como individuos. Nadie me ha enseñado tanto, nadie me ha hecho más humana que quienes han reclamado mi atención como psicóloga durante estos años.

psicologo-palma

Mi experiencia como psicóloga en Palma de Mallorca

Psicólogo en Palma de Mallorca

La curiosidad, el estímulo de mi formación en psicología

Mi propia experiencia académica es el resultado de esas profundas inquietudes que forman parte de mi yo más sincero. Por eso, a pesar de matricularme inicialmente en Empresariales, tardé solo un año en reconducir mis estudios hacia la que es, sin duda, mi verdadera vocación, la Psicología. En aquellos primeros años de carrera, mi acercamiento se centraba en su abordaje más clínico. ¡Ser psicóloga era disponer de un instrumento útil para mejorar la vida de las personas! Eso explica que concentrase mis esfuerzos iniciales en profundizar en la perspectiva Cognitivo-Conductual, la que se considera más empírica desde el punto de vista educativo. También fue esa motivación de poder aplicar la Psicología más eficaz, la que me llevó especializarme en Neuropsicología Clínica a la hora de elegir un máster.

Pero, soy curiosa por naturaleza. Busco respuestas a las preguntas que continuamente me planteo. Trasladar este afán incesante de conocimiento, esa exigencia de entender todo aquello que me cuestiono, me lleva a estar inmersa en un proceso de formación continuo. Y a una diversificación de mi aprendizaje que es, desde mi punto de vista, una de las mejores herramientas que puedo poner a disposición de todos mis pacientes. Por eso, he ido añadiendo especialidades a mi bagaje académico. Entre algunos de esos estudios complementarios se encuentran materias tan dispares como la Psicofarmacología, la Psicopatología o la Psicología de Empresa.

Sin duda, uno de los momentos que más marcó mi compromiso con la Salud Mental fue el que me condujo a indagar y ampliar mi comprensión sobre el universo de los trastornos mentales en sus expresiones más severas. Necesitaba explorar y entender el funcionamiento de la mente humana cuando se mueve en márgenes que sobrepasan la realidad. Hasta tal punto me fue seduciendo este mundo que acabé aprobando unas oposiciones en este ámbito.


Leer más